Té verde helado con cubitos de agua de lima

11 July 2011 | Sarah Recetas

Ya estamos metidos de lleno en los rigores del calor veraniego y para huir de los sofocos y recuperar energías, nada mejor que un refrescante té helado, aderezado con un toque cítrico de dulce agua de lima. Para ello sólo necesitaréis un té verde de vuestro agrado, como base de la bebida, y un buen molde de cubitos. Nosotras hemos escogido el Tokyo Tea de Sans&Sans como base (mezcla de té verde y blanco, con aroma de limón) y el molde Ice Cube de Lékué, que permite crear cubitos de forma perfectamente regular, en forma de cubo, y lo mejor de todo es que no gotea y se desmolda con suma facilidad. También veréis que con esta receta podéis preparar el té directamente con agua a temperatura ambiente, sin necesidad de hervirla ni de esperar largas horas a que se enfríe la infusión. ¡Muy fácil! (+)

Necesitaréis

  • Té verde de vuestro agrado
  • jugo de 2 limas y su raspadura
  • 2 cucharaditas de fructosa (o azúcar al gusto)
  • Agua mineral

El proceso es muy sencillo y adaptable a los gustos de cada uno, pero básicamente se trata de macerar el té en 1 l de agua mineral durante unas 6-8 horas (una noche, por ejemplo). Se puede dejar en la nevera para que la mezcla ya salga fría. Lo habitual es poner 1 cucharadita por cada taza de té, más 1 para la tetera, lo que para 1 l vienen a ser unas 4-5 cucharaditas. Sobre esto hay variedad de opiniones y en distintas recetas pueden variar las cantidades de té, por lo que os aconsejamos que toméis esta medida como orientativa y la vayáis ajustando a vuestro gusto, según la intensidad de sabor que deseéis conseguir. En Sans&Sans, por ejemplo, recomiendan 40 gr de té por cada 1,5 l de agua.

Para los cubitos de hielo, primero hay que sacar la raspadura de las pieles de las limas con un rallador fino y después exprimir el jugo, poniéndolo todo en una jarra medidora. Añadir la fructosa y remover hasta que se disuelva con el zumo. Añadir agua mineral hasta la marca de 250 ml y mezclar. Verter el agua de lima resultante en los moldes de cubitos y meter al congelador.

 

Cuando ya tengamos los cubitos hechos y el té macerado y bien frío, servir éste en vasos de refresco añadiendo los cubitos, para que vayan soltando su sabor cítrico, a medida que se van fundiendo, consiguiendo así que, poco a poco, también se vaya endulzando.

 

¡Esperamos que os guste y que volváis para contarnos cómo os ha salido y qué otras recetas se os ocurre hacer.

 


3 Respuestas a “Té verde helado con cubitos de agua de lima”

  • 1 kersen dice:

    Hola,

    podríais decirme la marca de la botella/filtro donde preparáis el té? comentais la cubitera pero no el recipiente y la verdad es que me interesa mucho porque es exactamente lo que estaba buscando.

    Gracias!

  • 2 Merendolas.com dice:

    Sí, disculpa, es una tetera de la marca danesa Eva Solo.

  • 3 kersen dice:

    Muchas gracias por responder tan rápido. Intentaré encontrarla online o en Barcelona.

Deja tu comentario