Una merienda de lujo

10 November 2010 | Samantha Dónde merendar

Son las cinco de la tarde, hora del Afternoon-Tea en el Hotel Mandarin Oriental Barcelona. Como telón de fondo, el espléndido atrio blanco de doble altura que acoge el restaurante Blanc y que, además, hace las veces de lobby y salón de té, según el momento del día. Con interiorismo de impecable factura a cargo de la renombrada diseñadora internacional, Patricia Urquiola, tan sólo la experiencia de disfrutar de este espacio merece una visita en sí. (+)

Regentado por el chef Jean Luc Figueras, el interiorismo del restaurante Blanc evoca un jardín interior, bañado de luz natural, por su techo acristalado, y amueblado con amplios y confortables sillones (también de la diseñadora).  Unas celosías blancas de chapa metálica, inspiradas en los paneles orientales, enmarcan el espacio y filtran la luz dibujando siluetas con su sombra, lo que añade una atmósfera cambiante al entorno. Al caer la noche el espacio se transforma nuevamente, a la luz de las velas y bajo las estrellas que asoman por el tragaluz.

Es aquí, en este espacio casi mágico donde se sirve el desayuno por las mañanas y el Afternoon-Tea por las tardes, siendo éste último una auténtica merendola de lujo. En la carta de tés se puede escoger entre la selección de tés Mighty Leaf Tea o la gama superior, Jing Premium Tea, que se considera más exquisita. Empezamos la sesión probando el Flowering Osmanthus Green Tea y el té verde con flores de jazmín. El primero, un relajante té floral, consistente en un capullo seco de osmanthus, cosido manualmente, formando una bolita, que se abre en contacto con el agua caliente, revelando una gran flor de color naranja, de infusión perfumada. El segundo, un ligero té verde aromatizado con jazmín, formado por pequeñas bolitas cosidas a mano que, asimismo, se despliegan a medida que se infusiona. Los tés se sirven en delicadas teteras de cristal sobre unas bandejas chinas de bambú.

Tras el ceremonial del té con que iniciamos nuestra merienda descubrimos el exquisito buffet, de dulces y salados, que se exponía en medio del salón sobre un gran mueble aparador. Esta fue la verdadera estrella del Afternoon-Tea. Se ofrecía una selección de alta pastelería, creación del mismo Jean Luc Figueras, bollería casera y mini bocadillos, con la intención de ofrecer una merienda al estilo de aquí. Todo estaba delicioso: tarta de manzana, bizcocho de arándanos con piñones, tarta de albaricoque, pannacotta de yogur con frutos rojos, mousse de chocolate, croissants y napolitanas de mantequilla, mini bocadillos de salmón y queso o de embutidos del país… todo de elaboración propia, evitando el dulce arquetípico de estilo anglosajón y centrándose en elaboraciones más propias de la cultura mediterránea.

El Afternoon-Tea está abierto a diario de 17:00 a 19:30 hrs. y es de libre acceso. El precio ronda los 14€ con té o café estándar ó 18€ con tés de la carta Premium. Si te acercas a probarlo, no olvides volver aquí a contarnos tu experiencia y comprobar que has disfrutado tanto como nosotras.

Mandarin Oriental Barcelona. Paseo de Gracia, 38-40. Barcelona. Tel. 931 518 762


9 Respuestas a “Una merienda de lujo”

Deja tu comentario