Parada en Biarritz

19 November 2009 | Sarah De viaje | Tags: ,

Seguimos con nuestros relatos vacacionales de este pasado verano. En una escapa al País Vasco francés, siguiendo nuestra ruta costera, fuimos a parar a la mítica localidad de Biarritz. Lo que en décadas pasadas se diese a conocer como sede vacacional de las clases burguesas se encontraba ahora más bien masificado y frecuentado por un público más joven. En pleno centro de la ciudad dimos con esta tienda de confitería que elabora montañas y montañas de macarons, al más puro estilo francés, además de bombones artesanales, turrones de sabores, alta pastelería y otras delicias reposteras.

adam01

Aquí os dejamos con la estampa trés chic de Maison Adam (27, Place Clémenceau), que es como se llama la tienda que, al parecer, es originaria de la cercana localidad de St-Jean-de-Luz (Place Louis XIV / 49, Rue Gambetta). También disponen de venta online desde su web (www.macarons-adam.com).

adam02

Tras nuestro periplo turístico por Biarritz caímos rendidos justo a la hora de merendar, un poco entrada la tarde, y dimos con una curiosa crepería bretona, donde otros comensales que ya cenaban nos observaban extrañados (“Ay, estos españoles…”). Aunque debo reconocer que las crêpes estaban riquísimas (de chocolate fundido, una, y de jamón y queso, la otra), el local daba un poco de grima, por pequeño y extremadamente humilde, con una cocina abierta y minúscula tras cuyo mostrador asomaba una pequeña señora afanándose orgullosa por elaborar sus artesanales crêpes. No muy simpática, debo decir, pero hay que reconocer que las crêpes, aunque sencillas, las bordaba (Crêperie Bigoudène. 2, Rue du Helder).

crep01

Seguimos con nuestros relatos vacacionales de este pasado verano. En una escapa al llamado ‘País Vasco

francés, siguiendo nuestra ruta costera, fuimos a parar a la mítica localidad de Biarritz. Lo que en

décadas pasadas se diese a conocer como sede vacacional de las clases burguesas se encontraba ahora más

bien masificado y frecuentado por un público más joven. En pleno centro de la ciudad dimos con esta

tienda de confitería que elaboraba montañas y montañas de macarons, al más puro estilo francés, además

de bombones artesanales, turrones de sabores y otras delicias reposteras. Aquí os dejo con la estampa

trés chic de ‘Maison Adam’ (27, Place Clémenceau), que es como se llama la tienda, al parecer, con doble

sede en St-Jean-de-Luz (Place Louis XIV / 49, Rue Gambetta).

También en Biarritz caímos rendidos (tras nuestro periplo turístico) a merendar, bien entrada la tarde,

en una curiosa crepería bretona, donde otros comensales que ya cenaban nos observaban extrañados (“estos

españoles…”). Aunque debo reconocer que las crêpes estaban riquísimas (de chocolate fundido, una, y de

jamón y queso, la otra), el local daba un poco de grima, por pequeño y extremadamente humilde, con una

cocina abierta y minúscula tras cuyo mostrador asomaba una pequeña señora afanándose orgullosa por

elaborar sus artesanales crêpes. No muy simpática, debo decir, pero hay que reconocer que las crêpes,

aunque sencillas, las bordaba (Crêperie Bigoudène. 2, Rue du Helder).


Deja tu comentario